Conéctate con nosotros

Opinión

[OPINIÓN] Dando la vida por nuestros hijos

Caroline Bernier López

Publicado

el

Sin desmeritar el papel que también juegan los hombres como padres; las mujeres tienen una conexidad especial con sus hijos.

Para sorpresa de muchos y sobre todo cuando sucede por primera vez en una mujer, quedé embarazada hace un año. Qué hermoso es enterarse que vas a ser el hogar temporal de un nuevo ser que llegará a este mundo, no tan bueno que digamos; pero en el que a pesar de todo encontramos motivos para sonreír.

Ya mi niña tiene 4 meses y medio y les puede decir que, aunque suene algo trillado, es una de las experiencias más maravillosas que he vivido y el preocuparme por darle lo mejor para su bienestar se ha convertido en mi misión diaria.

Con este súper cambio en mí como mujer, me he convertido en un ser más sensible. Tanto es así, que me ha impactado ver hasta dónde puede llegar una madre por preservar la vida de sus hijos. Como el caso del accidente ocurrido hace unos días, el pasado 15 de septiembre, en el que un bus que llevaba como pasajeros a los de la Asociación de Scouts de Colombia, cayó a un abismo en la vía Ibagué – Cajamarca (Tolima), dejando como saldo 25 heridos y una mujer muerta, quien salvó la vida de su bebé de 6 meses tras evitar que se golpeara con los hierros del bus mientras caía en picada.

O como Munira Abdulla, de Emiratos Árabes Unidos, que conducía su auto acompañada de su hijo de 4 años y de repente, en un abrir y cerrar de ojos, un bus se fue de frente contra el vehículo. Ante esto, la reacción de esta mujer fue abrazar al niño para protegerlo. Esta vez ocurrió un milagro por partida doble: el pequeño resultó ileso del accidente y la madre, aunque no contó con la misma suerte, despertó del coma en el que había quedado ya hace 27 años y se recupera de manera satisfactoria.

Estas historias son solo un ejemplo de cómo madres han dado la vida por sus hijos. Claro está, sin desmeritar el papel que también juegan los hombres como padres; las mujeres tienen esa conexidad especial con sus hijos, pues desde un principio los llevaron en sus vientres por largos meses resumidos en cambios hormonales que alteran las emociones, que provocan los famosos antojos, hinchazones en varias partes del cuerpo, en su mayoría en las piernas y los pies, en fin, un sinnúmero de cambios que hacen de la mujer aún más verraca de lo que es. Y eso que no nombré el parto y la recuperación del mismo.

Todos los días las madres dan la vida por sus hijos, por ver esa sonrisa de complicidad, por verlos activos, saludables, por rogar a Dios que en cada cita con el pediatra salga todo bien, por ser un gran ejemplo para ellos y por protegerlos sin importar qué.

Sé que muchas se sienten identificadas con todo lo que he dicho. Ser madre no es para cualquiera, o mejor dicho, cualquiera puede tener un hijo, pero no cualquiera da la vida por ellos. Valga la redundancia.

Escrito por:

Caroline Bernier López

Caroline Bernier López

Caroline Vanessa Bernier López. Comunicadora Social y Periodista egresada de la Universidad Sergio Arboleda de Santa Marta. Buscadora de buenas historias. Amante de la verdad y la justicia.

Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras noticias